19-Abr-2014

¿Qué son los contratos de utilidad compartida?

¿en qué se diferencian las concesiones, contratos de utilidad compartida y los contratos de servicios?

14-Ago-2013 Petróleo y Energía La Reforma Energética, Economía
Descuidos en la industria petrolera
© Getty Images
industria petrolera
Aumentar tamaño
Disminuir tamaño

En el mercado internacional del petróleo se manejan en términos generales cuatro tipos de instrumentos jurídicos: concesiones, contratos de utilidad compartida, contratos de producción compartida y contratos de servicios. Estos últimos son los que actualmente usa Pemex.

 

En una concesión, el Estado otorga permiso a una o varias empresas privadas para la exploración, desarrollo y producción de petróleo o gas en una zona geográfica durante un periodo determinado. A cambio de la concesión, la empresa privada paga el impuesto sobre la renta sobre sus utilidades (ISR) y un impuesto especial sobre la producción de petróleo (conocido como royalty) que genera ingresos conocidos como "renta petrolera" en caso de tener éxito. La empresa asume todo el riesgo del proyecto. Si fracasa asume todo el costo, pero si encuentra un yacimiento es propietaria del petróleo, además de los activos del proyecto. Las empresas petroleras internacionales prefieren trabajar en este esquema porque les permite registrar en su balance de reservas el petróleo encontrado, el cual es un parámetro muy importante en su valuación en los mercados financieros.

 

En los contratos de servicios, el gobierno paga a los contratistas sin que estos corran riesgos. Es decir, si se encuentra o no petróleo, ellos reciben su pago. El riesgo es totalmente del Estado y también las utilidades si el proyecto es exitoso.

 

En un contrato de utilidad compartida la propiedad del petróleo es del Estado. La empresa privada asume el riesgo del fracaso, paga la inversión y, si tiene éxito, los primeros años de producción se utilizan para rembolsar el gasto de su inversión, y posteriormente recibe una participación en las utilidades. El resto de la utilidad va al Estado como pago por la renta petrolera. El Estado también recibe el pago del ISR de la empresa. A diferencia de una concesión, estos contratos suponen una mayor participación del Estado en la gestión del proyecto, lo que no gusta a las empresas.

 

En el esquema de contrato de utilidad compartida las reservas son propiedad de la nación. Las empresas no pueden poner las reservas como parte de sus activos. Lo que sí pueden hacer es presentar como anexos a sus balances las inversiones y ganancias que esperan tener.

 

El porcentaje de utilidad que le correspondería al gobierno mexicano y al inversionista dependerá del riesgo de cada proyecto, del tipo de tecnología, si es en aguas profundas o si es de gas lutita, por lo que cada contrato deberá abordarse de forma individual.

 

De acuerdo al Secretario de Hacienda, Luis Videgaray, en entrevista con Noticias MVS, sólo se les pagará a las empresas (que obtengan contratos) la utilidad que generen y éste deberá ser menor al 50 por ciento. “La utilidad es el pago por la actividad en la que invierte… la renta petrolera no deriva de la inversión del capital sino del petróleo que está ahí”, señaló. El funcionario detalló también que los contratos se obtendrán “siempre por licitación”, pero no se otorgarán en actividades o zonas donde ya esté laborando Pemex.

 

Regístrese para obtener nuestro Boletín en su mail
Av. Insurgentes Sur 553 - 7o Piso, Col. Escandón. 11800 México D.F.

Copyright © 2000 - 2014 Políticas de uso Reportar Errores a politicayempresas.com